Censura digital

Creo que he dejado bastante claro en esta revista mi postura frente a la censura, defendiendo tanto a la librería nazi Europa como a los titiriteros anarquistas “de la ETA”, así como otros muchos casos inadvertidos por las masas. Hoy me toca otra vez protestar públicamente por un caso de censura, aunque se da el caso paradójico de que el medio que lo ha transmitido es El Confidencial, que me tiene bloqueado en su página de Facebook y me impide comentar en él, y por pluma de Daniel Arjona, que también me tiene bloqueado en Facebook desde que se cogió una rabieta infantil porque sus pobres y fanáticos argumentos a favor del aborto no bastaban para deshacer los míos. Sus últimas palabras fueron que yo tenía el pene pequeño y podrido o algo así. Como vemos, nos las habemos con dos enseñas y a la vez campeones de la libertad de expresión, pero nobleza obliga, y nos preocupa la carga más que el jumento.

Encuentro que Ernesto Castro ha comentado así el vergonzoso suceso (el cierre de la cuenta de la poetisa Luna Miguel) a partir del artículo de El Confidencial al que me acabo de referir:

“El problema de Facebook no es que sea puritano, sino que es misógino. Si no, no se entiende que un exhibicionista como yo tenga como foto de perfil a dos maromos semidesnudos y haga apología permanente de las pajas (son lo mejor) y sin embargo Luna no pueda anunciar su ensayo sobre la masturbación femenina. Como provocador vocacional que busca la represión de la autoridad me parece profundamente injusto que se persiga de una manera tan machista a bienintencionadas como Luna que comparten material sobre los sexos y los géneros de las biomujeres mientras nosotros, los pichas bravas, seguimos campando a nuestras anchas. Reclamamos un victorianismo igual para todos (fotos con chaleco y corbata para ellos; faldas por debajo de la rodilla para ellas) o, en su defecto, Jauja”.

Naturalmente, no estoy de acuerdo. Los mandamientos de Facebook (redactados, como debe ser, en futuro negativo) son tan amplios y a la vez ambiguos como para expulsar a todos sus usuarios, empezando por Zuckerberg, si se aplicaran estrictamente, cum uix iustus sit securus. Hay, eso sí, algo de jurisprudencia y libre albedrío interpretativo, ya que del VII Mandamiento de Seguridad de Facebook, “No publicarás contenido que resulte hiriente, intimidatorio, pornográfico, que incite a la violencia o que contenga desnudos o violencia gráfica o injustificada”, parece deducirse que la violencia justificada sí es admisible, y que por eso persisten en Facebook páginas en las que las masas enfurecidas apresan a personas imputándoles delitos y, sin juicio ni posibilidad de defensa, las desnudan, las torturan, abusan sexualmente de ellas y a veces las matan. Todo correcto, porque parece ser que la gente tiene sus razones para ejercer esa violencia. Especialmente visible en este sentido es la campaña de Facebook Chapa tu choro, con franquicias como Chapa tu choro y déjalo en coma, Chapa tu choro y déjalo paralítico, etc. En realidad estoy falseando la ortografía, porque la masa enfurecida no es muy de cumplir leyes aunque sean ortográficas, y así tenemos páginas como Chapa Tu Choro Y Delajalo Invalido. Aquí tenemos un ejemplo tomado del grupo de Facebook Chapa Tu Choro y dejalo en coma _S:

12079081_914954225225378_6276179488775432247_n

El linchamiento continúa en Facebook. Quien la cuelga, que se presenta valientemente con los que seguramente son su nombre y apellidos reales (hay que recordar que usar un nombre falso era hasta hace poco motivo para la desactivación de una cuenta), Dánný Fá Aztó Síncéró, que además parece ser un menor de edad, presenta la imagen diciendo: “asi k te gusta robar no k tm toma por ladron”, entre el regocijo público. Algunos vídeos publicados por estos medios son realmente largos (lo que quiere decir largas, larguísimas palizas entre gritos y estertores agónicos de las víctimas) y cuentan con la sonrisa, aprobación, risas y comentarios ultrajantes de gentes que parecen civilizadas y bien posicionadas. Y seguramente están bien posicionadas, hay incluso médicos y profesores, lo que parecen, porque no lo son, es civilizadas. Participar en estas acciones criminales e invitar a repetirlas es, sin duda, un delito en cualquier código penal de cualquier nación decente, que debería ser perseguido por las fuerzas policiales si no fuera porque, como se aprecia en la fotografía, las fuerzas policiales o al menos su apariencia y figura están presentes en el linchamiento.

Igualmente, serían válidas determinadas interpretaciones de lo que es “contenido intimidatorio”. Hay mucha gente a quienes los negros, los extranjeros, los enfermos mentales, los gitanos o la gente demasiado grande les parecen intimidatorios, así que, en virtud de los Mandamientos de Seguridad de Facebook, podrían ir denunciando la presencia de estas personas en Facebook.

Las leyes de Facebook, son, sí, convengamos en ello, altamente arbitrarias en su aplicación. Parece que Facebook en catalán lo lleve la ANC, Facebook en árabe lo lleve el Estado Islámico y que Facebook en Euskera lo lleve directamente ETA, dado lo arbitrario de sus decisiones. Es poco creíble que quien ha decidido que Luna Miguel debe ser expulsada ad aeternum del paraíso de Facebook se llame realmente “Logan”. Desde luego, el sistema de delaciones secretas y las no-explicaciones sobre ellas y sus consecuencias harían las delicias del Santo Oficio veneciano. Pero ese supuesto Imperio Invisible que es el Patriarcado no tiene nada que ver en el caso que nos ocupa. El machismo no tiene nada que ver en esto, sino la psicología de las masas y el espíritu de linchamiento, y, sin duda, la envidia, también femenina.

Las leyes de Facebook sólo funcionan si alguien apela a ellas. Se parecen, en efecto, más a la Ley de Lynch que a un ordenamiento constitucional. Y, como he dicho, una vez puestas en funcionamiento, nada ni nadie están a salvo, ya que son un lecho procrústeo en el que a todo el mundo le sobra chicha. Las “leyes” de Facebook no son ni machistas ni feministas: a mí se me ha denunciado por contenidos que nada tenían que ver con la ideología, aunque sí que es cierto que se me han censurado de oficio materiales compartidos por correo interno privado (arquitectura fascista o porno con dinosaurios). Son un cheque en blanco para linchar a quien corresponda con tal de que, simplemente, comparezca una masa enfurecida. Y Luna Miguel, escritora de indudable éxito editorial, presente en recitales poéticos de todo el mundo hispano y aun más allá, ciertamente convoca, vive Dios, a una masa ingente de haters de todo sexo y condición que sólo desean verla arder como la ninfa o bruja literaria que a sus ojos envidiosos y turbados se les figura.

Y esa es la historia: que quien quiera que no se destruya su obra en nuestro siglo, que la guarde en papel, porque, aunque el medio digital que las publique no tenga prejuicios ni ventoleras como Facebook, El Confidencial, o Intersticios, que borró mi artículo “El machismo no mata”, siempre podrá chapar como Fotolog o podrán chaparlo en el mismo sentido que a los choros, como a la famosa portada de El Jueves. Aunque total, aunque uno deje su obra en un códice encomendado a un convento fundado por él mismo, como Don Juan Manuel, siempre pueden venir los franceses a saquearlo todo. Así que no sé qué decirles, no escriban, si no les parece.

José María Bellido Morillas

 

Anuncios

3 comentarios en “Censura digital

  1. ADDENDA

    Con gran satisfacción compruebo que, mientras que en España la población glosadora de diarios defiende los derechos de Facebook a hacer lo que quiera, que para eso es una empresa privada y dadora de empleo (?) y que si quiere se lleva la pelota y demás razones en la línea del argumento del gato, https://www.youtube.com/watch?v=p01KOjYXLOI , algunas cortes de justicia europeas están haciendo exactamente lo que deben hacer: http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2016/02/12/01016-20160212ARTFIG00047-nouvelle-etape-judiciaire-pour-facebook-face-a-l-origine-du-monde.php

    Por lo demás, en cuanto a Zuckerberg como dador de empleo, es evidente que se lo da casi exclusivamente a robots o a seres humanos incapaces de distinguir entre la diosa Isis y el Estado Islámico, de modo que parecen excluir a un alto porcentaje de la población que no sufre retraso mental. El gran negocio de Facebook es traficar con nuestros datos, vendiéndoselos a gobiernos y empresas privadas y meternos publicidad por el gaznate. Si es gratis entrar, es por la misma razón por la que las mujeres entran gratis en las discotecas: porque son y somos la mercancía que se vende. Así que creo que podemos permitirnos algunas mejoras en el establo en el que nos ordeñan, sin que venga a cuento ninguna justificación relacionada con la exaltación neoliberal del héroe emprendedor que comenzó en un garaje mugriento o con la extensa filantropía con la que Zuckerberg emula a Pablo Escobar con los réditos que le proporcionan nuestros hábitos lectores o alimentarios.

    José María Bellido Morillas

    Me gusta

  2. “Pero ese supuesto Imperio Invisible que es el Patriarcado no tiene nada que ver en el caso que nos ocupa. El machismo no tiene nada que ver en esto, sino la psicología de las masas y el espíritu de linchamiento, y, sin duda, la envidia, también femenina.”
    Bastante penosa la redacción, cualquier persona mínimamente formada sabe que, la sociología, las masas, son machistas por influencia de ese patriarcado invisible. Nos educamos en este sistema, y eso no es excusa para justificar esa censura hacia las mujeres, sino que se debe ir más allá y ver la razón para ello, que es, al igual que la envidia de la que hablas entre mujeres, el propio sistema patriarcal. Por ello, hay que condenar ese tipo de censura y buscar la emancipación de la mujer.
    Por último, lo que no es feminista, no es machista, según su definición en la RAE.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s