Envío a Íñigo Errejón

Lanzo desde aquí una pregunta abierta a Su Excelencia, el Dr. D. Íñigo Errejón Galván, pero si se quiere, dado lo arcaico del título de Señoría que ostenta el camarada Íñigo, el compañero Íñigo, también puede llamarse mandado o envío, como en nuestra vieja poesía de cancionero.

La pregunta es esta: la Constitución de 1978 fue redactada parcialmente por el Partido Comunista de España, que dejó en ella todos los instrumentos necesarios para la conquista del Estado por parte del Partido (por si hay alguna duda, puede consultarse el manual para hacerlo, “Haga su propia República Popular”, aquí, en el especial de esta revista dedicado a celebrar el Día de la Constitución). Dolores Ibárruri se levantó en el Congreso de los Diputados y dijo “Sí”, con su voz altisonante y con su voto potente a esta Constitución.

Ahora resulta, camarada Excelencia, compañero Señoría, Íñigo Igualdad, que esa Constitución hay que reformarla porque no contiene ciertas ideas sobre la plurinacionalidad que nada tienen que ver con el triunfo del Proletariado, sino con tu tesis doctoral, con tus maestros y con los líderes políticos bajo cuyo gobierno se te han concedido becas y subvenciones consistentes en dinero público, estancias y viajes.

Concurre, además, el hecho de que estas teorías se pensaron para países sudamericanos llenos de indios y colonias de inmigrantes europeos y asiáticos, con una historia muy compleja, y ciertamente falseada por las versiones oficialistas y proceristas: exactamente aquellos mismos países de los que repites una y otra vez que “no son España”, cuando se critica que quieras implantar aquí el modelo que ha fracasado allí. Resulta que “España no es Grecia”, pero que sí es Ecuador o Bolivia, aunque no sé si lo seguirá siendo Bolivia después de que el sistema “del Cambio” haya empezado allí también a resquebrajarse, como se están resquebrajando todos los golpes de Estado del globo, de Venezuela a Burkina Faso (ignoro, por cierto, cuánto habría que pagar a Antonio Maestre para que se dignara a informarse sobre Burkina Faso, ya que dijo que no lo hacía sobre Yemen porque informarse es un trabajo y él ya tiene trabajo).

La pregunta, suma y mandado es esta, camarada Excelencia, que me he despistado y se nos ha ido el santo al cielo: ¿te crees que eres más rojo que Pasionaria, o qué?

José María Bellido Morillas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s